lunes, 6 de junio de 2016

Ciudad de México

VIAJERO INCANSABLE: 1 AÑO DE RESEÑAS, EXPERIENCIAS Y SUEÑOS


¡GRACIAS!


5 (6) VISTAS PANORÁMICAS INCREÍBLES Y UN PASEO ESPECTACULAR POR LA CIUDAD DE MÉXICO





Un conocido al ver una foto de su servidor en Paseo de la Reforma en la Ciudad de México me dijo hace como diez años "huuuuu ya conoces el DF ¡¡¡ que increíble"  (léase con tono hiper odioso y sarcástico) y pese a su absurda burla desde siempre he considerado que los lugares más maravillosos y excepcionales se encuentran a nuestro alrededor y por simple costumbre los obviamos. Hoy te invito a hacer un simple ejercicio: Cambia la perspectiva, observa tu alrededor por 5 minutos como si fueses un turista y a menos de 10 kms. de tu casa, vivas donde vivas, hallarás algo digno de ver y admirar.

Llegar y desplazarse en la Ciudad de México (CDMX) no es difícil, sin embargo ayuda tener un poco de conocimiento en sistemas y rutas de transporte público para no perder tiempo. El metro sigue siendo la manera más rápida de desplazarse y particularmente para mi último viaje la ruta iniciaba en la estación de metro "Bellas Artes", incluía una caminata de varios kms. por el Paseo de la Reforma y culminaba en el corazón del Bosque de Chapultepec.


Para todos mi amigos, conocidos, familiares y quienes tienen la amabilidad de leer mi blog os dejo una guía de los 5 (ó 6) lugares de la Ciudad de México donde podrás apreciar las mejores postales de la metrópoli más grande del mundo y como extra, si eres extranjero, unas imágenes para darte a conocer el Paseo de la Reforma. Aclaro que no todas las visitas las hice en un sólo viaje,  las primeras 2 las experimenté en otras ocasiones, pero con un fin de semana completo es suficiente para hacerlo todo. ¡Vamos!



1.- WTC Ciudad de México: Experiencia de altura para todos los sentidos


WTC de la CDMX


El antiguo Hotel de México en Avenida de los Insurgentes se ostenta como una de las edificaciones más emblemáticas y hermosas de la Ciudad, tras décadas de cambios y rediseños, fue inaugurado como WTC en la década de los 90´s y con sus 207 mts de altura es el quinto edificio más alto de México y el lugar de mayor altura para admirar el paisaje. En el piso 45 se ubica el restaurante Bellini cuya peculiaridad es que gira sobre su eje por lo que desde tu mesa puedes obtener una panorámica de 360 grados de la ciudad en aproximadamente una hora. La comida buenísima, no muy costosa, una mezcla de cocina gourmet y cocina típica mexicana que no te puedes perder. El lugar idóneo para romancear, ampliamente recomendado para admirar la ciudad de noche. Visítalo por favor no te arrepentirás http://www.bellini.com.mx/

Restaurante Bellini


2.-  Cerro del Tepeyac: Cumbre de la fe católica de México


La Basílica "nueva" junto a la Basílica de la época colonial, su hundimiento sobre el nivel del suelo es evidente 


La Basílica de Guadalupe no sólo es, por definición, el centro religioso de México, es una referencia turistica de la Ciudad y una mezcla de historia, cultura y naturaleza. Desde la "Capilla del Cerrito" que se localiza justo arriba de la Basílica original la vista de México es hermosa.

Capilla del Cerrito


3.- Torre Latinoamericana: Grandeza de la arquitectura mexicana


Torre Latinoamericana


Este majestuoso edificio en su interior alberga el mirador más alto de la ciudad (a 145 mts. de los 180 totales que tiene) así como un museo en el que podrás observar por medio de un colección maravillosa de fotografías, mapas y dibujos la forma en que la ciudad ha cambiado a lo largo de los siglos, desde la época prehispánica cuando no había más que un lago rodeado de ciénegas hasta las proyecciones que ha finales del siglo XX, varios artistas daban a lo que ellos consideraban debía ser el futuro de la torre y el centro de la capital (una versión futurista un tanto ochentera si me lo permiten)

Aquí algunas vistas de la ciudad:

Palacio de Bellas Artes
El Zócalo

Tlaltelolco y la Torre de Nonoalco

Paseo de la Reforma al anochecer


4.- Monumento a la Revolución: Elevado reclamo a la justicia social 




Edificación originalmente planeada para ser el Congreso Mexicano en épocas de Porfirio Díaz, derrocado por la misma revolución social que ahora toma esta obra como símbolo. En cada esquina de este monumento de 64 mts. de altura podrás apreciar la obra escultórica de Oliverio G. Martínez en honor (cada una) a los máximos logros sociales de México: La Independencia, las Leyes de Reforma, las Leyes Agrarias y las Leyes Obreras. La altura no es tan relevante como la simbología de este gigante citadino. Las vistas del Paseo de la Reforma desde el monumento son geniales y en su interior podrás gozar del Museo de la Revolución.

Así se tenía contemplada la obra original hace un siglo 



La Torre de PEMEX vista desde el Monumento a la Revolución



5.- Castillo de Chapultepec: Punto prominente de la naturaleza y el progreso


Castillo de Chapultepec, al fondo la Torre BBVA


Desde los nuevos rascacielos de Reforma hasta el Lago de Chapultepec, podrás apreciarlo todo si estás en los jardines del ahora Museo de Historia de México en el centro del principal pulmón de la CDMX. Dedícale un día completo a recorrer el bosque, entrar a uno de los innumerables museos de la zona, mi consejo: Museo Nacional de Antropología e Historia, conoce el Auditorio Nacional y entra al zoológico. Muchas generaciones hicieron de este su escape a la rutina y en la actualidad no existe nada mejor para un paseo nostálgico.

Bosque de Chapultepec


6.- Ángel de la Independencia: Cúspide de la historia y la alegría mexicana










Este consejo lo doy a medias porque no pude ascender los 48 mts. de la columna donde los mexicanos se reúnen a celebrar todo, desde triunfos deportivos y políticos hasta fiestas nacionales. Para subir tenía previamente que solicitar un permiso en la sede de la Delegación Cuauhtémoc, demarcación política de la ciudad que se encarga de administrar el monumento. Por cuestión de tiempo no pude hacerlo, pero quiero compartirlo con uds. porque aparte de que presumiblemente es sencillo el trámite, podría facilitarte tu visita con esta información y que no te ocurra lo mismo que a mí. Lo importante del Ángel no es la altura, que seguro se eclipsará por los edificios aledaños que ahora son mucho más elevados que el monumento, es posarte literalmente en el lugar más emblemático del México moderno. 


En una zona tan transitada, me maravilló tomar este específico instante sin un sólo vehículo en la escena


Te sugiero enfáticamente conocer la Ciudad de México empezando por esta zona tan maravillosa. En Reforma hallarás lugares incomparables, desde el ya mencionado Ángel de la Independencia, hasta la fuente de la Diana cazadora, la Estela de Luz (cuando llegues a ella ve hacia abajo) y una panorámica de los 3 edificios más altos del país reunidos en un mismo punto, la Torre Mayor, Torre BBVA y la aún no inaugurada Torre Reforma. De Chapultepec a la Alameda, El Paseo de la Reforma es sin duda un paseo sin igual.

Ángel de la Independencia

Fuente de la Diana Cazadora
Estela de Luz y las torres Mayor, Reforma y BBVA

Las mismas 4 desde otro ángulo


La vida da momentos para todo y es mi momento de priorizar aspectos económicos. NO ME CANSARÉ DE VIAJAR NUNCA pero por ahora debo pausar mis andanzas y narraciones. Mi blog ha alcanzado en 1 año, cumplido al día de hoy, a 4000 personas y he recibido visitas de más de 40 países. Si te has tomado el tiempo de leer alguna de mis crónicas GRACIAS y de corazón deseo que creas como yo que en este estilo de vida lo importante es dejarte maravillar hasta por los aspectos más ínfimos y tener un hambre de conocer nuevas personas, tradiciones y culturas que no se sacia con lo común. Pronto volveré a conectarme con éste y otros blogs que son la reseña de mi esencia como individuo, por ahora BUEN VIAJE Y RECUERDA QUE EL MUNDO NO BASTA ...


Gracias DognaKro, fotógrafa de recuerdos y cómplice de sueños


"si espero, perderé la audacia de la juventud"
          Alejandro Magno






viernes, 29 de abril de 2016

Valladolid (de paso por Yucatán parte 2)

AQUELLAS MESAS DE COLORES

 

Hablar de Valladolid en el estado de Yucatán, México es hablar de una pueblo apacible, luminoso y contrastado entre la historia, la naturaleza y la magia. Llegué agotado, aturdido por el brillo y ritmo de Cancún y necesitaba tomar bríos para continuar mi camino de regreso a casa. En un parquecito llamado de la Candelaria, a 3 cuadras del centro, encontré un hostel con el mismo nombre, empotrado en una casona vieja, con una fachada pequeña y discreta. La atmósfera era calmada, los detalles muchos, como en cualquier inmueble que arrastre décadas de recibir a cientos de personas. Libros, una guitarra colgada en la pared, cuadros, todos copias, todos descoloridos. El piso de azulejos en cuadros, típico de mediados del siglo pasado; debo reconocer que me sorprende lo vívidos que son mis recuerdos de este hermoso sitio. En la entrada bicicletas cerca del mostrador de la recepción y un poco más allá, una sala de tv aderezada con mullidos sillones tan viejos como cómodos.




 Al fondo un patio lleno de plantas que cubrían un poco el sendero, helechos bien crecidos, palmas, macetas enormes sobre jardineras de piedra, plantas descuidadas, casi salvajes. Había una cocina al aire libre, cubierta por un techo de lámina atravesado por un árbol enorme, en verdad era algo digno de verse, como en medio de la vegetación ese espacio estaba improvisado,tanto como los muebles y accesorios que podías utilizar. Las mesas de madera, por las mañanas cubiertas con manteles a cuadritos, acompañadas de sus sillas, todas pintadas de colores llamativos, rojo, azul cielo, rosa, naranja, amarillo; te invitaban a sentarte y descansar, a olvidar el exterior, para los extranjeros debe ser una alegoría de México, supongo que así lo ven, colorido, exótico, improvisado, humilde y gastado pero con un alma alegre y hospitalaria. Al fondo una hamaca en medio de dos frondosos árboles, junto a una pared de piedra y barro muy deteriorada, de escaso metro y medio que separa al hostel de la propiedad adjunta. Supuse que el resto de la pared se había ido cayendo con el paso de los años pero en verdad no era importante, fue el lugar perfecto para empezar a leer, ni bien había desempacado cuando ese rincón apartado, esa "selvita" me atrajo... No podía pedir más.




Es curioso porque ahora que lo pienso el Hostel es tan amalgamado a la naturaleza, está tan fusionado a ella como el pueblo mismo. Yo no esperaba encontrarme justo en medio del pueblo un cenote, ahí a dos cuadras del centro, como retando la obra del ser humano, rodeado de calles y casas, enorme y misterioso y a la vez prudente. No puedes irte de Valladolid sin conocer el Cenote Zací, como tampoco puedes perderte los cenotes Samula y Xquequen. Tomé rentada una bici en el hostel y recorrí breves 7 kms. para llegar a ellos. 


Cenote Zací


El Cenote Samula es considerado uno de los más bellos de Yucatán. Muy amplio, la parte superior se destacaba por tener una abertura como de 2 mts. de diámetro, justo en esa entrada había un árbol cuyas raíces llegaban al centro de las aguas del cenote. Hablo en pasado porque ya no es precisamente así. Hace 8 años durante una tormenta, un rayo alcanzó el árbol, solo quedó en su lugar un gran "tocón" y ahora las raíces no llegan hasta el agua aunque aún están ahí, parecen petrificada, suspendidas en el tiempo, sigue siendo un espectáculo natural hermoso. 



Cenote Samula


El agua es turquesa, increíblemente cristalina. En la parte baja el agua llega como a los 3 mts. de profundidad y gracias a la luz que se filtra, se puede ver el fondo sin problemas, cada detalle, cada piedra. Más allá el agua de pronto se torna oscura, es donde el cenote alcanza su máxima profundidad, 30 mts. y ahí, bueno la verdad es que incluso da miedo nadar por encima de la fosa. Los peces por cientos reciben sin temor a quien nada en el cenote, te picotean la piel y se acercan curiosos, hay peces gato negros y muy ágiles y unos pececillos llamados Dues, idénticos (si es que acaso no son) a los peces guppys tan populares en los acuarios. En los altos muros se oyen murciélagos y por la entrada aparecía y desaparecía una gran parvada muy ruidosa de aves que no pude identificar pero eran similares a golondrinas. El sonido era apabullante y a momentos y de la nada todos los animales se callaban de golpe y se "escuchaba" un silencio brutal. Pasados unos segundos de nuevo volvía el ruido. 






Ese día lo terminé comiéndome unos panuchos en el mercado y visitando la iglesia de San Gervasio y el Convento de San Bernardino, la arquitectura colonial se destaca por doquier, este lugar conserva un profundo arraigo a su historia prehispánica y colonial y se engalana por su notable proximidad con la naturaleza.


San Gervasio


Convento de San Bernardino





 Por la noche el pueblo, tan activo de día, se duerme por completo, antes de eso, como a las 8 me detuve en un restaurante de los portales a tomarme un tequila, una cervecita y una torta de Cochinita Pibil; me ofrecieron sentarme dentro del local pero amablemente decline y preferí una mesa del exterior, adornada con un par de rebozos a modo de mantel, muy coloridos. Esa mesa me sirvió para descansar, para sentir la calma de estar sólo, de viajar a placer sin preocupaciones y alegrarme el paladar con la comida regional, en este caso yucateca y mi sabroso y jaliscience tequilita, disfrute una hermosa vista de la calle; nadie me molestó y me atendieron con mucha amabilidad... Para mí, fue una alegoría de México, supongo que así lo veo.

¡Buen viaje! y recuerden que el mundo no basta. 





lunes, 18 de abril de 2016

Guadalajara y Chapala

CHAPALA: PAISAJE PARA ALMAS ENAMORADAS







Comentaba en entradas posteriores que Jalisco es el alma y la canción de México, es el sabor de la expresión ranchera y el bravío cantar del charro. En verdad no puedo hablar de mi tierra sin escuchar un poco de su música. El vídeo que se ubica en la parte superior en verdad refleja parte de la hermosura de estos lares. Al terminar de escucharlo les juro que se me hizo un nudo en la garganta porque lo que aquí escribo lo siento de verdad, por eso comparto estos vídeos (no son de mi autoría pero en verdad son maravillosas las canciones). Tienes que vivir Guadalajara para vivir México de eso no hay duda



Y tras mi paso por Tequila y Tlaquepaque solo me restaba recorrer por enésima ocasión mi hermosa Chapala, rinconcito de amor, dónde las almas hablan con su creador. El lago de Chapala, el más grande por extensión en México engalana una postal para la vista tan profunda como melancólica. Recorrer su malecón y ver la incontables parejas caminar el infinito muelle que al final conserva un pequeño mirador dónde la laguna se pierde en el horizonte; al fondo las garzas y pelícanos danzan y los pescadores sacan charalitos que, en la Isla de los Alacranes, saben a gloria cuando los sirven doraditos con sal, limón y salsa.



Fue en estas aguas donde reposaron los aztecas en su peregrinaje al Valle de México para fundar Tenochtitlán, la misma laguna que los españoles nombraron Mar Chapálico por su tamaño y riqueza. Chapala es romántica como ninguna y en las noches lo es más a menos que quieras probar su sabor festivo a ritmo de banda o mariachi en los restaurantes junto al Malecón

Estación de ferrocarril ahora Centro Cultural de Chapala


El pueblo es pequeño pero te invita a caminar, a recorrerlo desde su iglesia hasta su antigua estación de ferrocarriles convertida ahora en un hermoso centro cultural. Este paraje se encuentra a escasos 35 minutos de la ciudad de Guadalajara y es un destino obligado por todos los que recorren el Estado de Jalisco...




y hablando de eso, sólo me falta mencionar a:


GUADALAJARA, EL ALMA MÁS MEXICANA


Catedral de Guadalajara


Guadalajara es provincia pero marcha a ritmo moderno. Cosmopolita y añeja, llena de historias, anécdotas y aromas en cada esquina. No hay de otra, mi mejor consejo en esta, la tierra de mi padre, es: piérdete, déjate llevar por sus callejuelas y avenidas y encontrarás otro significado de la palabra tradición. Caminando o en una de sus típicas "calandrias" las calles de esta ciudad son la perfecta combinación del México histórico y el moderno

Una calandria en Av. Vallarta

Las 9 esquinas, la mejor birria del mundo está aquí

Encuentra "las 9 esquinas" pa´ probar la Birria, platillo típico jalisciense, en todas sus formas o tal vez un lonche con crema. Vete al centro para admirar su Catedral o la fachada del Teatro Degollado, emprende una travesía hacia Zapopan y ya que estés ahí no te olvides de saludar a mi amada Virgencita de Zapopan. Escápate un domingo a vivir el fútbol como en México se acostumbra, ve al Monumental Estadio Jalisco hogar de los rojinegros del Atlas, lugar que vió jugar al Rey Pelé o al Estadio de las Chivas Rayadas de Guadalajara, (el equipo de mis amores) equipo tan típico y emblemático como el mariachi y el tequila.

El día que se inauguró el nuevo Estadio de las Chivas Rayadas del Guadalajara


Guadalajara es para todos los gustos pero eso si, vayas a donde vayas todos los caminos deben llevarte a la Glorieta de la Minerva el punto de reunión de todos los tapatíos. Si mi padre me ayudase con el blog seguramente haría mejor esta narrativa que yo, tanta historia y tanto tiempo. El creció con la ciudad, donde hay avenidas antes había llanos y los niños jugaban en la céntrica calle de Herrera y Cairo al bote pateado antes de la merienda. Pasear por Guadalajara es recorrer la esencia misma de México así que siendo extranjero tienes que conocerle para comprender un poco más de este país.

Basílica de Zapopan

Templo del Expiatorio

Con esto termino de contarte mis rutas favoritas por Jalisco, aún cuando quede pendiente una playita llamada Puerto Vallarta. Por ahora me despido ¡Buen viaje! y recuerden que el mundo no basta


Glorieta de La Minerva





lunes, 28 de marzo de 2016

San Miguel de Allende Y Dolores Hidalgo

UN VIAJE A LA HISTORIA ...






¡Que méndigo placer mezclar tantos sabores, sonidos y aficiones en un solo viaje! Esta semana santa elegí un destino excepcional para salir durante unos días y la verdad no quedé defraudado. La misión era recorrer San Miguel de Allende y Dolores Hidalgo C.I.N. con un presupuesto mínimo y aunque parezca una tarea simple en realidad fue sumamente complicado. 

Los atractivos turísticos, históricos y naturales son hartos y variados. Mi tiempo y presupuesto eran, como dije limitados, así que me concentraré en narrarte sólo algunas de las experiencias que puedes vivir en los caminos de Guanajuato...


Y empezando con total franqueza debo decir que encontrar alojamiento en San Miguel fue una peripecia. El hospedaje es carísimo y encuentras hoteles que van de los MX$ 1000 hasta los MX$ 1800 (unos 100 USD) por noche lo cual escapa de mi paupérrimo presupuesto y me da el pretexto perfecto para ir a un hostel que es lo mío lo mío. El problema es que sólo encontré de primer momento dos en todo el pueblo y uno estaba lleno, el otro llamado "Hostel Inn" (creativo mmm sí) cobraba MX$ 350 que para un hostel de calidad media tirándole a baja se me hizo elevado. Aún así era la elección lógica.



Mi primera estampa de San Miguel fue su colorido ambiente. Estuve ahí durante un fin de semana y hubo más bodas que en el Vaticano. Parece que en mi país lo "in" es casarse en este lugar. La tradición es hermosa, después de la ceremonia los novios recorren las calles del centro a pie con una tambora o estudiantina a sus espaldas y toda la comitiva de invitados que en procesión les siguen bailando y festejando. Los meseros les llenan de mezcal con frecuencia los jarritos que los invitados traen colgando del cuello y me imagino lo curioso que ha de ser que todos lleguen ya briagos a la fiesta donde seguramente lo que sigue es ... SEGUIR FESTEJANDO ¡




Hace tiempo que no me maravillaba tanto con la arquitectura de un lugar hasta que vi con mis propios ojos la Parroquia de San Miguel Arcángel, no puede pasar inadvertida por nadie, sus nada sutiles detalles de estilo gótico son preciosos.  y como ya había alimentado suficiente mis ojos necesitaba un postre. Aquí va mi primer comercial: en la calle Relox a escasa media cuadra del centro se encuentra la "Gelatería Dulce fusión" dónde se jactan de hacer unos de los helados de vino tinto más ricos de la región ... y no mienten. Me dieron una combinación de helado de vino y queso muy buena pero cuando probé la mezcla de vino tinto tempranillo, rompope y crema de almendra puedo asegurar que oí música celestial y un haz de luz penetró el recinto, bueno no tanto pero en verdad es delicioso su sabor y no te lo puedes perder.




Ya para el resto del viaje se cruzó en el camino una tercera opción para dormir el hostel "La catrina" más accesible en precio, mejor en instalaciones, en ambiente y servicios. Si visitas San Miguel en plan mochilero este sitio en la calle de Loreto es tu lugar.


Para el segundo día de estancia la ruta trazada era conocer el Santuario de Jesús de Nazareth en la comunidad de Atotonilco, lugar dónde Miguel Hidalgo tomó el estandarte de la Virgen de Guadalupe con el que encabezó el movimiento de independencia. El lugar es callado, sencillo, antiguo y derruido, hasta triste si me permiten la expresión pero el Santuario en sí, lleno de peregrinos es majestuoso y rico en decorados y frescos dignos de admirarse.





Para cerrar el viaje avancé 25 kms. más hacia el pueblo de Dolores Hidalgo Cuna de la Independencia Nacional, donde la vida NO VALE NADA como dice la canción. Aquí puedes encontrar un sinfín de museos y sitios históricos de interés. Como tenía sólo una tarde elegí dos: La casa de José Alfredo Jiménez y la casa de Miguel Hidalgo. Debo confesar que siendo uno, un ícono de la música mexicana y el otro, el padre de la patria, esperaba museos con muestras más grandes y mayor infraestructura. Hay obras y objetos muy impresionantes en el museo de Hidalgo y un sentimiento de profunda alegría y muchas canciones, recuerdos, sentimientos al entrar a la casa de José Alfredo, pero para ser sinceros me han quedado a deber un poco.




Ya para despedir este histórico rinconcito de mi país nada más faltaba la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, aquí nació mí patria, una estructura imponente de dos torres y estilo barroco que te invita a tomar fotos hasta decir basta. El pueblo es pequeño y muy hermoso, vale la pena perderse todo un día en sus calles y dejarse llevar por la historia.



Por cierto si eres de esos que gustan de relajarse en aguas termales, temazcales o por medio de masajes para retomar energía en tus vacaciones, debes darte una escapadita a "La gruta" dónde podrás pasar un día de los más tranquilo por un precio accesible a todo bolsillo.



Los dejo con esta canción de José Alfredo Jiménez para que llenos de sentimiento y melancolía se animen a dirigirse a este destino. ¡Buen viaje! y recuerden que el mundo no basta ...